¿Cómo hacer rastas falsas con pelo sintético?

Aparte de que puedes comprar rastas falsas listas, también es posible hacerlas tu mismo. Puedes hacerlas con todo tipo de pelo sintético. El pelo Kanekalon es muy tieso, por lo que se enreda fácilmente y es perfecto para hacer rastas. El pelo Kanekalon que vendemos es 60 cm de largo (si doblado), así que la longitud total (simple) es 120 cm. Como es tan tieso este tipo de pelo, es muy sencillo cardarlo y después de sellar/tratar las rastas al vapor, el pelo se queda muy bien en su sitio. ¡Exactamente lo que quieres!

Diferentes tipos de rastas

Hay diferentes tipos de rastas, y por eso, también hay varios métodos para hacerlas. Para decidir por qué método deberías optar, es importante que primero decidas qué tipo de rastas quieres hacer.

Rastas simples o dobles

Primero, decide si quieres hacer rastas simples o dobles.

El grosor de tus rastas

Después de decidir si quieres hacer rastas simples o dobles, determina el grosor de tus rastas. Puedes hacerlas tan gruesas o finas como quieras. Sin embargo, si quieres hacer rastas muy gruesas, asegúrate de que las rastas no terminen siendo demasiado pesadas.
Puedes hacer rastas lisas o no lisas (labradas con ganchillo). Para hacer rastas lisas, hay que cardar el pelo Kanekalon y después sellar las rastas.
Las rastas no lisas tienen un aspecto un poco más real/natural, porque las rastas naturales también se hacen muchas veces con un ganchillo.
En general, las rastas hechas a ganchillo son de mejor calidad. Con el ganchillo, haces enredar y fijar los pelos bien, de modo que las rastas lleguen a ser muy fuertes. Ya que estas rastas no se suelten tan rápidamente, puedes reuitlizarlas.
Por lo demás, las rastas lisas también se pueden llevar varias veces. Si empiezan a soltarse, siempre puedes sellarlas de nuevo. Así, ¡disfrutarás aún más tiempo de tus rastas!

Dividir el pelo y determinar la longitud

Divide el pelo paquete por paquete. Así, sabes exactamente cuántas rastas puedes hacer con un paquete y cuando abres un paquete nuevo, puedes mantener la misma cantidad de pelo para cada rasta (de modo que todas tengan el mismo grosor).
Primero, divide el pelo en dos, y divide estos dos mechones otra vez en dos. Ahora tienes cuatro mechones iguales, que otra vez puedes dividir en dos o en tres mechones. Sigue dividiendo el pelo hasta que tengas el grosor deseado.
El medio de la rasta (donde está doblado el pelo) formará la parte para aplicarla a tu propio pelo. Las rastas simples tienen un lazo, lo que tienes que hacer en el medio del pelo Kanekalon. En otras palabras, después de hacer el lazo, vas a doblar el pelo. Entonces, ten en cuenta que la rasta va a ser dos veces más gruesa que el mechón de pelo Kanekalon con el que has empezado.

Ahora que has fijado el grosor de tus rastas, puedes empezar a determinar la longitud. La longitud que mides es la longitud doble, porque para hacer rastas simples, vas a doblar el pelo. Para hacer rastas dobles, tendrás dos puntas, así que el resultado en cuanto a la longitud es la misma: en todo caso, el pelo que vas a cortar debe ser dos veces más largo que la longitud deseada para las rastas.

Para hacer rastas de 30 cm, puedes simplemente cortar el pelo en dos. Así, tendrás dos mechones de 60 cm. Si quieres hacer rastas más largas, puedes cortar la parte del pelo que no necesitas, o por supuesto también puedes utilizar la longitud completa.

Entresacar las puntas del pelo

Después de determinar la longitud, vas a entresacar el pelo, de modo que la rasta termine en una punta bonita.
Para entresacar el pelo, tómalo mechón por mechón, y divide cada mechón en dos. Después, otra vez coloca una parte encima de la otra, pero no con los extremos en la misma altura: lo que quieres es que haya una diferencia de longitud en la parte inferior. Si lo haces así, las puntas serán ya un poco más finas.
Repite este proceso y asegúrate de que la una vez pones un mechón un poco más arriba y la siguiente vez lo pones más abajo.
¡Si has hecho esto un par de veces, las puntas estarán entresacado y el pelo estará listo para ser cardado!

Cardar el pelo

Primero, hay que atar el pelo. Con rastas dobles, pinza el pelo en el medio, de modo que puedas cardar primero un lado y después el otro. Con rastas simples, dobla el pelo alrededor de una barra. El extremo de la barra tiene que ser abierta, porque es necesario que puedas deslizar las rastas de ella cuando hayas terminado.

Cuando está bien sujetado el pelo, puedes empezar a cardar. Empieza en el medio y carda el pelo hasta que sea tan estirado como posible. ¡Cuanto más cardas, más fuertes serán tus rastas!

Labrar las rastas con el ganchillo

Después de cardar, puedes labrar las rastas con un pequeño ganchillo. Si el ganchillo fuera demasiado grande harrías muchas agujeras en las rastas, por eso hay que usar un ganchillo pequeño. Empieza en el medio, en la parte para aplicar la rasta, y va alrededor de la rasta desde arriba hacia abajo. Labrar tus rastas con un ganchillo requiere un poco de ejercicio. Trata de evitar que causes bultos y irregularidades por dentro de tus rastas. Las diferentes técnicas de usar el ganchillo pueden producir diferentes efectos. Te aconsejamos probar algunas técnicas para determinar qué estilo te guste.

Cuando hayas decidido cuál te guste más, puedes empezar a labrar tus rastas y asegurarte de que todas tengan el mismo aspecto.

Sellar las rastas

El siguiente paso consiste en sellar tus rastas. Si has hecho rastas lisas, séllalas completamente. Si has labrado tus rastas con un ganchillo (rastas no lisas), sólo hay que sellar las puntas. En ese caso, sella sólo las puntas puntiagudas; no es necesario sellar las puntas romas. Además, no deberías sellar ninguna parte de la rasta que hayas labrado con el ganchillo.

Hay varias maneras de sellar tus rastas. ¿Quieres saber cúales? Lo explicamos todo aquí.

¿Listo?

Trata de no cortar tus rastas demasiado. Sí puedes usar las tijeras para quitar unas pelusas o para recortar las rastas un poquito, pero es importante que después, siempre vuelvas a sellarlas.
Cuanto más pelos cortas, menos fuertes serán tus rastas.
Si has hecho rastas simples, puedes fortalecer el lazo (la parte donde has aplicado la rasta a tu pelo) atando la rasta con hilo, justo bajo el lazo. 

¡Mucha suerte y diviértete haciendo tus rastas!

-X- Renate